viernes, 24 de abril de 2015

(In) Visibilidad Lésbica

Aprovechando el décimo aniversario de la primera votación del matrimonio igualitario en el Congreso de los diputados y la celebración del día de la visibilidad lésbica, publico el artículo que escribí para la revista de la Intersindical Valenciana que hablaba precisamente de la situación de invisibilidad que aún sufrimos las mujeres lesbianas a pesar de los avances legislativos. 
Espero que os guste. 
http://issuu.com/allioli-stepv/docs/intersindical_58/3?e=1886257%2F11494669

Este año celebraremos diez años de la aprobación de una pequeña modificación en el código civil que supuso uno de los mayores avances en la historia de los derechos civiles en este país y en Europa, la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo.
A pesar de los catastrofistas vaticinios de la jerarquía de la iglesia católica, los tremendistas augurios del PP y su vergonzoso recurso en el Tribunal Constitucional, ha sido una ley que solo ha traído felicidad, tranquilidad y dignidad a muchas personas que hemos estado sometidas a terapias aversivas, al silencio y a la vergüenza. Nos convertimos en ciudadanas y ciudadanos con los mismos derechos que el resto, nada más y nada menos.
Podríamos hacer muchos análisis de lo ocurrido durante estos diez años, de cómo hemos tenido que reinventarnos en el movimiento LGTB, del camino que han tomado nuestras reivindicaciones, de las nuevas discriminaciones que han surgido, de la utilización de la crisis que hace el PP para recortar nuestros derechos, de las estrategias que hemos compartido para la consecución del matrimonio en otros países… pero,  ¿cómo hemos vivido las mujeres lesbianas y bisexuales esta explosión de visibilidad que puso en el debate social y en el imaginario colectivo nuestra realidad y nuestros derechos?
La esfera pública es un espacio configurado en sí mismo como propiedad de los hombres, en el que las mujeres vamos irrumpiendo de manera casi anecdótica, mientras deconstruimos el rol cuidador, reproductor y privado impuesto socialmente, conciliándolo con la lucha por el reconocimiento y el respeto.  A pesar de que más de un 65% de titulaciones universitarias son de mujeres, representamos un 16,7% en el Tribunal Constitucional, el 6,4% de los Consejos de Administración de empresas y  menos del 10% como académicas en el conjunto de Reales Academias o nombradas doctora honoris causa.
Esas mismas desigualdades de representación, legitimidad y visibilidad las vivimos también las mujeres lesbianas y bisexuales, añadiéndose a la cuota de discriminación como mujeres la de tener una orientación sexual no normativa.
Durante décadas sufrimos en este país los humillantes y vergonzosos efectos de dos leyes bajo las que se criminalizaron,encarcelaron y torturaron a muchos hombres gays y mujeres transexuales, personas que fueron en muchas ocasiones  denunciadas por homosexualidad por sus propias familias y que llevan luchando desde hace muchos años por su reconocimiento social y económico. La Ley de Vagos y Maleantes primero, y la de Peligrosidad Social después, llevaron a miles de personas a la cárcel, sin embargo, solo una mujer ha sido reconocida como represaliada y, por consiguiente, su derecho a ser indemnizada. Durante esos años, el destino de las mujeres con sexualidades disidentes era un matrimonio forzado con un hombre o su reclusión en centros mentales. Ese manto de invisibilidad que el franquismo aplicó a las mujeres lesbianas y bisexuales, mientras reprimía con contundencia la homosexualidad masculina, nos ha hecho invisibles hasta para la historia negando y ocultando el sufrimiento que muchas padecieron.
Una de las principales luchas que hemos abanderado las mujeres en el movimiento LGTB ha sido la de nuestra inclusión en los órganos de representación, en las campañas, en el lenguaje…  habiendo conseguido poner en primer lugar la L en las siglas que nos denominan colectivamente. Sin embargo, a pesar de haber disfrutado igual que los hombres del derecho al matrimonio igualitario, de manisfestarnos el Día del Orgullo, de liderar y formar parte del colectivo y sus reivindicaciones; en la sociedad y en los medios de comunicación se nos sigue excluyendo hablando de matrimonio “gay”, orgullo “gay” y colectivo “gay”, quedando invisibles el resto de realidades que forman parte del colectivo LGTB y utilizando, una vez más, el lenguaje para hacer de lo masculino lo único y universal.
Mientras la revelación de la homosexualidad por parte de los hombres empieza a no tener trascendencia pública, existiendo gais visibles jueces, científicos, políticos, directores de cine, presentadores de televisión,  empresarios, modelos, actores, escritores… la “salida del armario” de las mujeres en la esfera pública sigue siendo algo excepcional y anecdótico.
En el ránking anual que publica El Mundo, entre los 12 primeros puestos de los 50 gays y lesbianas más influyentes de España, solo hay una mujer, la diputada Ángeles Álvarez, que ocupa el número cinco, representando las mujeres el 16% en la totalidad de la lista. En la lista de los 25 gays y lesbianas más influyentes del mundo solo encontramos a 5 mujeres.

Nuestro reto es seguir incidiendo en la forzosa necesidad de que las mujeres lesbianas seamos  también las protagonistas principales porque la invisibilidad nos condena al silencio, a nuestra incorpórea existencia en el imaginario colectivo que nos ha inventado con una imagen rodeada de estereotipos cuya consecuencia es la no contemplación de nuestra diversidad y relegando nuestras necesidades y reivindicaciones a un segundo plano.


viernes, 23 de enero de 2015

Entrevista en pareja en DeAquíAlPans

Con motivo de sus 40.000 visitas, el pasado mes de octubre, las redactoras de deaquialpans.wordpress.com nos ofrecieron a Paula, mi pareja y también activista LGTB, y a mí la publicación de una entrevista, a lo que accedimos encantadas.

Recupero la entrevista que tuvo una gran repercusión en las redes. Espero que os guste.
https://deaquialpans.wordpress.com/2014/10/03/hablamos-con-luisa-notario-y-paula-iglesias-activistas-de-lambda-y-felgtb-tenemos-que-seguir-luchando-queda-mucho-por-hacer/

HABLAMOS CON: LUISA NOTARIO Y PAULA IGLESIAS, ACTIVISTAS DE LAMBDA Y FELGTB: “TENEMOS QUE SEGUIR LUCHANDO, QUEDA MUCHO POR HACER”

Sin comas: mujer feminista lesbiana madre, así se define Luisa Notario, excoordinadora del Col·lectiu Lambda, del cual hablamos hace unas semanas. Hemos hablado con ella y con Paula Iglesiasfeminista y activista LGTB+, para que nos cuenten muchas cosas sobre activismo y LGTBfobia. ¡¡Queríamos sorprenderos por las 40.000 visitas y no iba a ser menos!!
10599622_10152446838203369_7980625406217788150_n     HABLAMOS CON LUISA NOTARIO Y PAULA IGLESIAS
Lucha, reivindicación, orgullo, visibilidad. Todo el mundo puede encontrar una palabra para definir el activismo LGTB; pero lo cierto es que no sientes exactamente lo que es hasta que no decides formar parte de él.
Somos Luisa y Paula, activistas LGTB de Lambda y FELGTB. El activismo nos ha dado momentos de celebración, de trabajo, de manifestación… y forma, y formará siempre parte, de nuestras vidas. En el seno de ese activismo nace nuestra relación de pareja. Aunque, por nuestra diferencia de edad, cada una llega a las puertas de Lambda en un momento personal y socio-político distinto.
¿Cómo comenzasteis en el activismo LGTB?
Paula: En mi caso, al salir del colegio. Mi salida del armario fue temprana, así que llevaba mucho tiempo queriendo formar parte de ello. Las noticias LGTB formaban parte de mis sobremesas, en un intento de mis padres por acercar a nuestra vida cotidiana esa realidad, mi realidad al fin y al cabo. El matrimonio igualitario fue enormemente celebrado en mi casa, y fue un momento histórico clave en mi vida para decidir que quería participar de esa lucha que, ciertamente, era la mía también. Y para tener claro que, después de tanto tiempo de silencio en el colegio, no sería capaz de mantenerme al margen sabiendo que habría más gente que, como yo, hubiera querido escuchar que no estaba solo/a. Así que, mi primer año de Universidad fue el principio de muchas cosas, entre ellas, mi activismo.
Luisa:  Yo soy de una generación en la que los referentes lésbicos eran prácticamente inexistentes, lo cual dificultaba mucho identificar tu diferencia e incluso ponerle nombre. Después de un largo proceso de asumirme, apoderarme y salir del armario en mi entorno más cercano, decidí que quería formar parte de la lucha por la igualdad y trabajar para contribuir a la construcción de la sociedad del arco iris. Mi incorporación al activismo “me pilló muy mayor”, pero tuve la suerte de compartir mi aprobación matrimoniomilitancia con hombres y mujeres de quienes aprendí muchísimo.
Además, tuve el privilegio de vivir, siendo la primera mujer al frente de una de las asociaciones LGTB más importantes de España, un momento histórico irrepetible: la aprobación del matrimonio igualitario y la ley de identidad de género.
Paula: La situación social cuando yo llegué era diferente. Fue un momento en el que la gente que no estaba implicada pensaba que con el matrimonio igualitario ya se había conseguido todo y no era necesaria más lucha por la igualdad. Mucha gente desconocía, por ejemplo, que el Partido Popular, en el mismo momento en el que la Ley fue aprobada, la recurrió y nuestras familias estuvieron en vilo 7 años esperando a ser constitucionales, por fin.
Era un momento en el que la juventud tomaba las calles gritando que necesitábamos una escuela libre de armarios, recordando que aún quedaba mucho por hacer, y cogiendo el relevo de quiénes tanto habían conseguido.
Luisa: Por eso duele mucho cuándo la gente dice que ya no queda nada por conseguir.  El reciente Convenio de Adopción con Rusia es una evidencia de que se nos sigue considerando ciudadanos y ciudadanas de segunda. Además, se nos excluye de la prestación de técnicas de reproducción asistida, tenemos que hacer una prefiliación de nuestros hijos e hijas que no se solicita a parejas heterosexuales… la situación de nuestras familias es un ejemplo de lo que nos queda aún por reivindicar.
 Foto Orgullo 2009Paula: Tenemos que seguir en la lucha. Porque los nuestros, desgraciadamente, no son unos derechos inherentes, aunque deberían. Son unos derechos reivindicados y peleados, que nos podrían arrebatar si se lo proponen. Y aún nos queda camino por recorrer.
¿Qué queda por conseguir? ¿Quién se puede unir a esa lucha?
Paula: ¡Cualquier persona que quiera! Si venís a Lambda, o a cualquier asociación de la FELGTB, encontraréis muchas áreas de reivindicación desde donde trabajar.   Sólo hace falta ilusión, ganas de luchar, y creer que juntos/as podemos lograr grandes cosas. De hecho, lo estamos haciendo; y todos/as podemos aportar nuestro granito de arena.
Luisa: Lo verdaderamente importante es conseguir que la sociedad sea justa, igualitaria y libre de discriminación. Y para ello es imprescindible una ley integral para las personas transexuales que garantice todos sus derechos, conseguir un compromiso firme con la prevención del VIH por parte de las instituciones públicas, que la diversidad sea visible y un valor en los centros educativos…
Aún queda un largo camino por recorrer y en el pasado hemos conseguido logros muy importantes para las personas LGTB, pero es necesario seguir trabajando para conseguir la plena igualdad, por eso todo el mundo es bienvenido.
 Paula: El pilar básico es la educación; y el informe de acoso escolar de la FELGTB deja muy claro que es necesaria una intervención en ese ámbito. Es indispensable dotar de herramientas al equipo docente para poder abordar la diversidad sexual, de género y familiar en las aulas. Y al alumnado de recursos y referentes que les ayuden durante el proceso y a aceptarse tal y como son y ser felices siendo ellos mismos/as.
Foto Orgullo de Madrid




miércoles, 7 de enero de 2015

Hoy es el día de las presentaciones

Estamos en pleno proceso de primarias y esta tarde se celebrará el primer acto de campaña en el que nos podréis conocer a las 21 personas candidatas para conformar la lista que Compromís per València presentará en las elecciones del próximo mes de mayo.

El formato será muy entretenido y dinámico ya que cada una de nosotras y nosotros disponemos solo de tres minutos, y solo tres, para presentarnos. Creatividad y eficiencia al poder!! Será a las 18:30 en el Complejo La Petxina. Paseo de la Petxina, 42. Valencia.

Yo aprovecho para lanzar un pequeño vídeo de presentación que he hecho, y haciendo gala del minimalismo temporal, en poco más de un minuto os cuento el motivo por el cual me he embarcado en esta experiencia política. Os invito a que lo veáis y sigáis mi canal de youtube en el que iré colgando mi día a día en esta campaña.



Y recordaros que quedan menos de quince días para poder inscribiros ya que el plazo termina el 21 de enero. Las votaciones serán por internet los días 28, 29 y 30 de enero y presencialmente el 31 de enero.


Gracias por seguirme!!!
Espero contar con tu confianza y tu voto!!!


viernes, 2 de enero de 2015

Una fallera en el armario.

El miércoles estábamos mi chica y yo en una tasca del barrio de El Carmen tomando unas tapas cuando nos dimos cuenta de que la mujer que estaba sentada justo enfrente no paraba de mirarnos. Empezamos a barajar distintas posibilidades sobre el asedio visual que estábamos sufriendo, y lo primero que pensamos, como no, es que nos miraba porque éramos lesbianas. Es una sensación que las parejas del mismo sexo sufrimos continuamente, y es esa de que alguien en algún lugar te está mirando. 

Después de pensar que quizás es que nos conocía a alguna de las dos, o que nos pareceríamos a alguien, no le dimos importancia y seguimos comiendo entre miradas cómplices, roces, besos y caricias. 

Finalmente, vencida por la curiosidad y la duda, me dijo: "perdona, tu fuiste fallera mayor de Isaac Peral, verdad? Soy Amparo y fui fallera mayor de la falla Espartero el mismo año que tú". Me quedé estupefacta, la verdad, porque hacía años que nadie me recordaba que algún día fui fallera. Una etapa de mi vida en la que tenía que fingir ser otra persona, en la que no podía compartir con nadie quién era, qué era, ni con quién quería estar, unos años entre mi infancia, adolescencia y juventud en la que yo sí tuve que vivir y emocionarme con los amores y desamores de mis amigas y amigos de la falla, mientras yo pasaba los años en silencio. 

Fui fallera desde los 10 años hasta ni me acuerdo. Mis padres fueron casaleros muchos años, mi hermano secretario de la falla, yo fallera mayor, incluso casi llegué a ser de la corte de honor de la fallera mayor de Valencia, mi otro hermano presidente infantil. Llegué a recibir el Bunyol d'Or i Fulles de Llorer. Fallera de las de verdad, sí, pero en el armario.

Viví un punto de inflexión importante en mi vida, porque era consciente que o la vivía plenamente, sin vivir una doble vida, ni mentiras o no sería feliz, y una de las facetas de las que debía prescindir era de ser fallera porque pensé que no podría compatibilizar ambas cosas. Me di de baja y me asocié a Lambda. 

Por la experiencia que yo misma viví, pasé muchos años pensando que una mujer lesbiana y progresista no podía ser fallera y disfrutarlo, pero hoy afortunadamente no es así. Espero que no sea así!! 

Gracias a acciones y campañas como las que ha hecho Lambda en alianza con la Junta Central Fallera y la colaboración de muchas asociaciones falleras, así como la complicidad de muchas falleras y falleros respetuosos con la diversidad, el mundo fallero es más LGTBfriendly. Algunos ejemplos son los conjuntos de ninots que visibilizan en positivo la realidad LGTB o la censura, cada vez mayor, del cántico "Maricón el que no bote". 
Vivimos otra realidad, una sociedad más abierta y respetuosa a la que cada vez le hacen menos gracia los típicos ninots "mariquitas" ofensivos que tantas décadas han formado parte de ese ingenio y gracia tan tradicional en las fallas. 

En mi época fallera metí en el armario mi ser lesbiana, y luego metí en el armario mi ser fallera, pero es posible conjugar y compatibilizar ambas cosas porque el mundo fallero no es propiedad de ninguna ideología y debemos caber todas y todos. Yo seguiré luchando para que así sea y que cualquier chica lesbiana, bisexual o transexual, o cualquier chico gay, bisexual o transexual se puedan expresar como son sin sufrir ningún tipo de rechazo ni discriminación.

Gracias Amparo por inspirar esta entrada.



lunes, 22 de diciembre de 2014

Anem a recuperar la nostra dignitat a València



Quan pertanys a un grup de persones que està social i jurídicament discriminat i exclòs, el que normalment acaba ocorrent és que acabes integrant eixa discriminació com una cosa normal en la teua vida i naturalitzant-la. Fins i tot acabes agraint qualsevol concessió, per mínima que siga, quan el que et correspondria seria els mateixos drets que la resta.

Açò és una cosa del que les persones LGTB sabem molt, i és un procés que cadascuna de nosaltres i nosaltres hem de superar fins a empoderar-nos per a poder exigir el que per dret també és nostre. Per a poder viure amb dignitat i perdre la por a reivindicar el nostre espai en tots els àmbits i se'ns visibilitze per a acabar amb tots eixos mites i estereotips tan utilitzats al llarg de la història per a humiliar-nos i insultar-nos.

Al llarg dels 22 anys de govern de l'actual alcaldessa Rita Barberá, lesbianes, gais, transsexuals i bisexuals hem patit una reiterada exclusió en les polítiques engegades des del consistori valencià. Sembla ser que per al PP la LGTBfobia no existeix ni necessitem polítiques específiques.

Que li'l diguen a les dones i homes transsexuals que pateixen índexs de desocupació superiors al 90%, als joves LGTB que tenen índexs de suïcidi més alts per l'assetjament i la discriminació que pateixen, als nostres majors que acaben els seus dies havent de ficar-se una altra vegada en l'armari per a evitar el rebuig i la solitud, a la gent que encara segueix sent agredida i insultada en el carrer per ser LGTB, a tota eixa gent que encara té por de parlar  amb la mateixa naturalitat que els seus companys i companyes al seu treball…

Són moltes les polítiques municipals que es poden articular per a combatre la LGTBfòbia, l'heterocentrisme i el masclisme, per a que les persones LGTB puguem viure la nostra vida amb dignitat, solament fa falta voluntat política i ganes de construir un món més just en el qual convisquem totes i tots en igualtat.

Deixe ací un vídeo de la meua participació en les jornades València Any Zero organitzades per la ACV Tirant Lo Blanc en l'espai #ACorrecuita que es van celebrar el passat 15 de novembre.


jueves, 18 de diciembre de 2014

Una decisió personal per a un projecte col·lectiu



Malgrat el que s'haja pogut insinuar des d'alguns mitjans i algunes fonts malintencionades, la decisió de concórrer a les primàries en la Coalició Compromís és una decisió exclusivament personal i no producte de conspiracions internes, o moviments dirigits per gents fosques en l'ombra dels partits que formen part de la coalició. Tot ha sigut molt més simple, cada persona ha pres la decisió i s'ha presentat, no hi ha més. Es creu el lladre que tots són de la seua condició.

Ahir a la vesprada es va celebrar una assemblea de Compromís per València per a parlar de com anem a desenvolupar la campanya de primàries, del cronograma, del programa i es va realitzar la presentació dels precandidats i les precandidates.

Conformem un equip molt divers, heterogeni i plural i és possible que la llista que presentarà Compromís per València per a les eleccions del pròxim mes de maig a l'Ajuntament de València, siga la que millor represente a la societat valenciana per la multiplicitat d'identitats i sensibilitats que representem. És el reflex de la diversitat i la pluralitat que representa Compromís.

Si poguérem parlar d'aquest equip com un nosaltres, podríem dir que som gent amb llarga experiència en gestió municipal, amb una llarga trajectòria en el moviment veïnal, que ha treballat en els seus barris, que coneix València i les seues necessitats, persones del moviment del 15M, del moviment LGTB, de l'ecologisme, del feminisme, del món acadèmic, de la cultura, del valencianisme, de l'educació… però sobretot som persones treballadores, honestes, compromeses amb la igualtat i que creiem en una altra manera de fer política. Som ciutadanes i ciutadans conscients que el pròxim mes de maig ha de produir-se un canvi polític contundent que retorne a la societat la il·lusió i l'optimisme i que recupere la confiança en la classe política.

Ara comencem el procés de primàries que culminarà amb les votacions els dies 28, 29, 30 i 31 de gener, en el qual qualsevol persona major de 16 anys podrà inscriure's per a participar.



Solament has d'entrar en https://compromis.net/primaries/ i apuntar-te en el cens per a poder votar.


viernes, 12 de diciembre de 2014

Llegó el momento de llenar el Ayuntamiento de Valencia de Orgullo y Diversidad

Después de mucho tiempo sin actualizar el blog, he pensado que esta es una buena ocasión para hacerlo y explicar el curso de mi activismo en los últimos meses. 

A principios de año decidí afiliarme a Iniciativa, uno de los partidos que conforma la Coalició Compromís, y me incorporé a la sectorial LGTB+ para trabajar las políticas que nos afectan a lesbianas, gais, transexuales y bisexuales. Y el pasado mes de septiembre, después de cinco años, decidí dejar la coordinación del Grupo de Familias de Lambda, era momento de dejar paso y dedicarme plenamente a Compromís. 

Después de mucho meditarlo y de muchas conversaciones con gente muy cercana, ayer presenté mi candidatura a las primarias para la lista del Ayuntamiento de Valencia porque quiero involucrarme y formar parte del cambio que se va a producir en unos meses. 
 
-->
George Steiner dijo, “lo que no se nombra no existe”, una frase con la que las mujeres lesbianas hemos reclamado muchas veces nuestra inclusión en el lenguaje, las imágenes, en las políticas… para acabar con los estereotipos que construyen un imaginario colectivo muy perjudicial para nosotras, porque mientras los hombres gais están cada vez están más representados en todos los ámbitos de la sociedad, incluyendo la política, las mujeres lesbianas seguimos estando muy rezagadas en esa necesaria visibilidad social.
A lo largo de mis años de activismo en el movimiento LGTB he trasladado mi vida privada a la esfera pública para contribuir a la visibilidad de las mujeres lesbianas, como herramienta imprescindible para acabar con la estigmatización y la invisibilidad que nos rodea.
Este fue el principal motivo que me hizo tomar la decisión hace diez años de asumir la máxima representación del movimiento LGTB valenciano y esa misma razón es la que hoy me empuja a dar un paso al frente y presentarme a este proceso de primarias.
 


Vivimos en una sociedad diversa, y esa diversidad debe estar reflejada transversalmente y de manera visible también en la política. Todos y todas, debemos estar presentes y participar activamente en las instituciones. Yo soy una de las que sueña con ese cambio que esta ciudad necesita; con un gobierno que escuche y dialogue con la ciudadanía, con los movimientos sociales, y quiero contribuir a lograr ese cambio para tomar el timón de esta ciudad llevada a la deriva por sus actuales gobernantes.
Yo creo en la pluralidad que Compromís refleja. El apoyo a la cultura valenciana, la apuesta por la sostenibilidad, el empuje a la economía local y la participación de los movimientos sociales son mis principales ejes de pensamiento. Por eso quiero incorporar una manera de hacer política diferente; tengo claro que los pequeños problemas de la vida diaria necesitan grandes soluciones, porque al final, como decimos las compañeras feministas, los problemas del ámbito privado, son también públicos.

miércoles, 15 de mayo de 2013

FELIZ DÍA INTERNACIONAL DE LAS FAMILIAS

Hoy es el día internacional de las familias, un día perfecto para felicitar a nuestro padre, nuestra madre, nuestros padres o madres, nuestros abuelos y/o abuelas, nuestros hijos/as, .... Un día perfecto para sustituir todos aquellos días que discriminan, olvidan, invisibilizan, ....

En el área de familias de la FELGTB hemos puesto en marcha una excelente campaña
Y desde el grupo de familias homoparentales de Lambda hemos enviado una nota de prensa que pego a continuación.

“Es indiscutible que la familia tradicional formada por dos progenitores de distinto sexo y sus hijos no es el modelo de familia hegemónico, mayoritario ni único en nuestra sociedad. La ciudadanía española ha construido y formado distintos tipos de familia y cada modelo es tan legítimo como los demás”. Con estas palabras explica Luisa Notario, Coordinadora del Espacio de Familias de Lambda, su visión sobre la diversidad familiar. Y de hecho, actualmente es fácil ver familias con un solo progenitor o progenitora, con dos mamás o dos papás, personas que después de una separación forman otra unidad familiar con otra persona y sus hijos o hijas, familias cuyos principales cuidadores son los abuelos, familias numerosas, adoptivas, de acogida, familias sin hijos o hijas, etc. “Y por suerte, los cambios legislativos de los últimos años han contribuido a la visibilización y el reconocimiento de esta diversidad familiar, enriqueciendo nuestra sociedad y permitiendo que ocupen el lugar que les corresponde”, expone Notario.




Pero para Lambda todavía es necesario seguir poniendo en marcha medidas para que todos los modelos de familia se reconozcan y se sientan identificadas en las políticas públicas, en la educación, en los medios de comunicación, en la sanidad pública, para construir un imaginario colectivo que incluya todas las familias, sin excepciones. Para que ningún niño o niña se sienta excluido o discriminado, porque no pueden sentirse invisibles en los cuentos o en las representaciones familiares que ven en la escuela.



Adaptarse a la realidad actual implica aplicar pequeños cambios y voluntad para hacerlo, sustituyendo en los formularios privados y públicos madre y padre por progenitor/a, dejando de celebrar en las escuelas el día del padre o el día de la madre para celebrar el día de las familias o permitiendo a las parejas de mujeres realizar procesos de reproducción asistida en la sanidad pública valenciana



También es imprescindible el apoyo y la complicidad de las instituciones públicas, como es el caso del Ayuntamiento de Paterna, que ayer, en la lectura del manifiesto de la Feria de las Familias celebrada en dicha localidad, reconoció la diversidad familiar como un elemento social enriquecedor, mostrando públicamente las diferentes tipologías de familias que existen en nuestra sociedad, para comenzar a caminar por la senda de la normalización. Una de las medidas puestas en marcha es el compromiso de celebrar todos los años el Día Internacional de las Familias, “como un acto de reivindicación de derechos para todos y de avance democrático en la sociedad plural y diversa que vivimos en la actualidad”.



El Grupo de Familias de Lambda-Col·lectiu de lesbianes, gais, transsexuals i bisexuals invita al resto de ayuntamientos de la Comunitat Valenciana a que se sumen a esta evolución social manifestando públicamente su compromiso con todos los tipos de familias.



Según Mar Ortega, Coordinadora General del Col·lectiu Lambda, “Iniciativas como ésta seguirán ayudando a visibilizar nuestras familias, demostrando que vivimos y luchamos por los mismos derechos y obligaciones que el resto de las familias”.

FELIZ DÍA DE LAS FAMILIAS sea como sea tu familia







viernes, 8 de marzo de 2013

A todas las mujeres

Dedicado a todas las mujeres trabajadoras, paradas, jóvenes, inmigrantes, lesbianas, empoderadas, sometidas, madres, ....

Una preciosa poesía de Jenny Londoño. Es una escritora, poetisa, historiadora y socióloga ecuatoriana. Si os interesa saber más sobre ella http://literatura.wikia.com/wiki/Jenny_Londo%C3%B1o_L%C3%B3pez

Para leerla, compartirla, disfrutarla y emocionarse


REENCARNACIONES


Vengo desde el ayer, desde el pasado oscuro,

con las manos atadas por el tiempo,

con la boca sellada desde épocas remotas.

Vengo cargada de dolores antiguos

recogidos por siglos,

arrastrando cadenas largas e indestructibles.

Vengo de lo profundo del pozo del olvido,

con el silencio a cuestas,

con el miedo ancestral que ha corroído mi alma

desde el principio de los tiempos.

Vengo de ser esclava por milenios.

Sometida al deseo de mi raptor en Persia,

esclavizada en Grecia bajo el poder romano,

convertida en vestal en las tierras de Egipto,

ofrecida a los dioses de ritos milenarios,

vendida en el desierto

o canjeada como una mercancía.

Vengo de ser apedreada por adúltera

en las calles de Jerusalén,

por una turba de hipócritas,

pecadores de todas las especies

que clamaban al cielo mi castigo.

He sido mutilada en muchos pueblos

para privar mi cuerpo de placeres

y convertida en animal de carga,

trabajadora y paridora de la especie.

Me han violado sin límite

en todos los rincones del planeta,

sin que cuente mi edad madura o tierna

o importe mi color o mi estatura.

Debí servir ayer a los señores,

prestarme a sus deseos,

entregarme, donarme, destruirme

olvidarme de ser una entre miles.

He sido barragana de un señor de Castilla,

esposa de un marqués

y concubina de un comerciante griego,

prostituta en Bombay y en Filipinas

y siempre ha sido igual mi tratamiento.

De unos y de otros, siempre esclava.

de unos y de otros, dependiente.

Menor de edad en todos los asuntos.

Invisible en la historia más lejana,

olvidada en la historia más reciente.

Yo no tuve la luz del alfabeto

durante largos siglos.

Aboné con mis lágrimas la tierra

que debí cultivar desde mi infancia.

He recorrido el mundo en millares de vidas

que me han sido entregadas una a una

y he conocido a todos los hombres del planeta:

los grandes y pequeños, los bravos y cobardes,

los viles, los honestos, los buenos, los terribles.

Mas casi todos llevan la marca de los tiempos.

Unos manejan vidas como amos y señores,

asfixian, aprisionan, succionan y aniquilan;

otros manejan almas, comercian con ideas,

asustan o seducen, manipulan y oprimen.

Unos cuentan las horas con el filo del hambre

atravesado en medio de la angustia.

Otros viajan desnudos por su propio desierto

y duermen con la muerte en la mitad del día.

Yo los conozco a todos.

Estuve cerca de unos y de otros,

sirviendo cada día, recogiendo migajas,

bajando la cerviz a cada paso, cumpliendo con mi karma.

He recorrido todos los caminos.

He arañado paredes y ensayado cilicios,

tratando de cumplir con el mandato

de ser como ellos quieren,

mas no lo he conseguido.

Jamás se permitió que yo escogiera

el rumbo de mi vida

y he caminado siempre en una disyuntiva:

ser santa o prostituta.

He conocido el odio de los inquisidores,

que a nombre de la “santa madre Iglesia”

condenaron mi cuerpo a su sevicia

o a las infames llamas de la hoguera.

Me han llamado de múltiples maneras:

bruja, loca, adivina, pervertida,

aliada de Satán,

esclava de la carne,

seductora, ninfómana,

culpable de los males de la tierra.

Pero seguí viviendo,

arando, cosechando, cosiendo

construyendo, cocinando, tejiendo

curando, protegiendo, pariendo,

criando, amamantando, cuidando

y sobre todo amando.

He poblado la tierra de amos y de esclavos,

de ricos y mendigos, de genios y de idiotas,

pero todos tuvieron el calor de mi vientre,

mi sangre y su alimento

y se llevaron un poco de mi vida.

Logré sobrevivir a la conquista

brutal y despiadada de Castilla

en las tierras de América,

pero perdí mis dioses y mi tierra

y mi vientre parió gente mestiza

después que el castellano me tomó por la fuerza.

Y en este continente mancillado

proseguí mi existencia,

cargada de dolores cotidianos.

Negra y esclava en medio de la hacienda,

me vi obligada a recibir al amo

cuantas veces quisiera,

sin poder expresar ninguna queja.

Después fui costurera,

campesina, sirvienta, labradora,

madre de muchos hijos miserables,

vendedora ambulante, curandera,

cuidadora de niños o de ancianos,

artesana de manos prodigiosas,

tejedora, bordadora, obrera,

maestra, secretaria o enfermera.

Siempre sirviendo a todos,

convertida en abeja o sementera,

cumpliendo las tareas más ingratas,

moldeada como cántaro por las manos ajenas.

Y un día me dolí de mis angustias,

un día me cansé de mis trajines,

abandoné el desierto y el océano,

bajé de la montaña,

atravesé las selvas y confines

y convertí mi voz dulce y tranquila

en bocina del viento

en grito universal y enloquecido.

Y convoqué a la viuda, a la casada,

a la mujer del pueblo, a la soltera,

a la madre angustiada,

a la fea, a la recién parida,

a la violada, a la triste, a la callada,

a la hermosa, a la pobre, a la afligida,

a la ignorante, a la fiel, a la engañada,

a la prostituida.

Vinieron miles de mujeres juntas

a escuchar mis arengas.

Se habló de los dolores milenarios,

de las largas cadenas

que los siglos nos cargaron a cuestas.

Y formamos con todas nuestras quejas

un caudaloso río que empezó a recorrer el universo

ahogando la injusticia y el olvido.

El mundo se quedó paralizado

¡Los hombres sin mujeres no caminan!

Se pararon las máquinas, los tornos,

los grandes edificios y las fábricas,

ministerios y hoteles, talleres y oficinas,

hospitales y tiendas, hogares y cocinas.

Las mujeres, por fin, lo descubrimos

¡Somos tan poderosas como ellos

y somos muchas más sobre la tierra!

¡Más que el silencio y más que el sufrimiento!

¡Más que la infamia y más que la miseria!

Que este canto resuene

en las lejanas tierras de Indochina,

en las arenas cálidas del África,

en Alaska o América Latina.

Que hombre y mujer se adueñen

de la noche y el día,

que se junten los sueños y los goces

y se aniquile el tiempo del hambre y la sequía.

Que se rompan los dogmas y el amor brote nuevo.

Hombre y mujer, sembrando la semilla,

mujer y hombre tomados de la mano,

dos seres únicos, distintos, pero iguales.

________________________________________

[1] Poeta, ensayista y cuentista ecuatoriana, es una feminista y una historiadora de las mujeres ampliamente reconocida en su país.

[2] Este poema obtuvo el primer premio en el concurso de poesía “Gabriela Mistral”, realizado por el Club Femenino de Cultura, el Ministerio de Educación y la Embajada de Chile, en Quito, Ecuador, 1992.

martes, 4 de diciembre de 2012

Las familias LGTB en la revista religiosa Alandar

El mes pasado contactaron conmigo desde la revista de información social y religiosa Alandar, a través de una chica que conocí en el Grupo de Asuntos religiosos de Lambda cuando era coordinadora general, pidiéndome un artículo en el que hablara desde un punto de vista personal de las familias homoparentales, nuestras vivencias y nuestra realidad. Y esto es lo que salió. Espero que os guste.

http://www.alandar.org/spip-alandar/?El-mismo-amor-los-mismos-derechos

Me casé con Núria el 9 de julio de 2006 y compartíamos ceremonia con nuestros amigos Jose y Sergi. El hecho en sí no hubiera tenido mayor importancia si no hubiera sido porque dos parejas del mismo sexo se casaban en el mismo momento que el papa Benedicto XVI se encontraba a unos metros ofreciendo la misa del V Encuentro Mundial de las Familias, organizado con el apoyo de las instituciones valencianas y subvencionado por todos los valencianos y valencianas. Los sectores más conservadores consideraron nuestra boda una provocación y un insulto pero nuestro objetivo no era otro que visibilizar y reivindicar la existencia de otros muchos modelos de familia excluidos de ese encuentro. Y lo quisimos hacer con un acto de amor y de compromiso como es una boda. Nos acompañaron y nos apoyaron nuestros familiares, amistades, compañeros y compañeras… como ocurre en cualquier boda.




Pocas voces, pero muy poderosas, han manifestado en reiteradas ocasiones su oposición a que parejas del mismo sexo pudiéramos tener hijos, cuestionando nuestra idoneidad, nuestra capacidad de educar y de criar, de amar. Pero la realidad es que las personas que compartimos nuestra vida con una persona de nuestro mismo sexo podemos tener hijos hace muchos años porque, individualmente, hemos podido adoptar y acceder a procesos de reproducción asistida desde la década de los 80, sin olvidar que no somos estériles y hemos tenido hijos e hijas en relaciones con personas de sexo contrario. Hemos luchado siempre -y lo seguimos haciendo- es para que nuestros hijos e hijas tengan los mismos derechos que el resto. Que no se les excluya ni se les discrimine y que puedan tener el amparo legal de su otro progenitor o progenitora, algo que no ocurrió hasta la aprobación del matrimonio entre personas del mismo sexo en el año 2005.



En mi caso personal, yo siempre había querido ser madre y recuerdo que mi madre me animaba continuamente a hacerlo porque era una gran ilusión para ella ser abuela, pero nunca llegó a conocer a su nieta porque murió antes de que naciera. Me cerré esa puerta por la imposibilidad de darle a mi hijo o hija toda la seguridad jurídica que debía tener y lo descarté. Pero el cambio legislativo que se produjo en el año 2005 me abrió la puerta de nuevo y Núria y yo nos lo planteamos en el año 2008. Si teníamos un hijo, podríamos registrarlo como hijo de las dos. En un largo proceso nos quedamos embarazadas y en abril del año 2010 nació nuestra hija Laia.



Actualmente tiene dos años y medio y, si tuviera que definirla en pocas palabras, diría que es una niña inmensamente feliz, alegre, risueña, vivaracha, curiosa e inteligente. Es una niña emocionalmente equilibrada porque recibe un torrente de amor por parte de sus madres, abuelos, tíos y tía, amigos y amigas desde el mismo momento en que nació. Porque fue una niña muy deseada, no fuimos madres por azar o porque tocaba, sino porque queríamos y lo deseábamos en una decisión muy meditada. Jamás hemos recibido muestras de rechazo o discriminación por parte de nadie, empezando por las propias matronas el día de su nacimiento. Nuestras vecinas y vecinos están encantados con ella y ven a nuestra familia como una más después de la curiosidad inicial.



Varios estudios realizados por el Departamento de Psicología Evolutiva de la Universidad de Sevilla demuestran que nuestros hijos e hijas muestran perfiles muy parecidos al resto de los niños y niñas, siendo su única diferencia más destacable la mayor tolerancia a los roles de género. Y todo ello solo tiene una explicación y es que el equilibrio emocional de un niño no tiene nada que ver con la orientación sexual de sus progenitores sino con cuestiones relacionadas con el cariño y la educación.



*Luisa Notario es coordinadora de l’Espai de Famílies del Col·lectiu Lambda









viernes, 9 de noviembre de 2012

Somos constitucionales: el fin del absurdo

Siete años después de que el P.P. presentara un recurso en el Tribunal Constitucional utilizando así el último cartucho para recortar los derechos de gays, lesbianas y bisexuales, este lo ha desestimado dándole un buen revés a la homofobia de esta gente que hoy se presentan celebrando también el dictamen. La hipocresía en su máxima expresión.

Siete años ha sido tiempo suficiente para que pudieran retirar este vergonzoso recurso, pero han agotado el tiempo y ahora pasarán a la historia como el partido que lo intentó todo para que nuestra igualdad no fuera posible.

No olvidemos nunca la historia de nuestra libertad y nuestra felicidad.



domingo, 21 de octubre de 2012

¿Tengo derecho al tratamiento de fertilidad?

El 20 de octubre de 2012, El País publicó este artículo escrito por Jaime Prats en el que colaboré.

http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/10/19/actualidad/1350675283_805811.html


En el País Vasco, Andalucía o Baleares, una lesbiana o una mujer soltera puede acudir a un centro de reproducción asistida de la red sanitaria pública y someterse a un tratamiento para ser madre. En Madrid, Cataluña, Murcia o Castilla-La Mancha, no. En estas comunidades autónomas la mujer no tendrá más remedio que pagar a un centro privado para quedarse embarazada.




La ley es igual para todas las administraciones sanitarias. Lo que marca la diferencia es la interpretación que se hace en cada una de ellas. En especial del requisito que alude a la necesidad de que exista “un diagnóstico de esterilidad o una indicación clínica”. Más aún, depende de lo que los departamentos de salud entienden por esterilidad. Si es una cuestión estrictamente fisiológica o si va más allá, en cuyo caso, se considera que no solo se trata de resolver problemas puntuales de trastornos de la capacidad reproductiva, sino hacer accesible la maternidad a los distintos modelos de familia. De ahí las acusaciones de que los posicionamientos más restrictivos están alimentados por argumentos ideológicos que limitan el concepto de familia a la unión formada por un hombre y una mujer.



Cobertura por comunidades

Existen diferencias asistenciales entre regiones, como refleja la información facilitada a este diario por diversos sistemas de salud autonómicos.



- Andalucía: En la gran mayoría de los hospitales se atiende a solteras o lesbianas, salvo algún ginecólogo que se acoge a la literalidad de la norma que exige un diagnóstico clínico de esterilidad para negarse.



- Baleares: También se atiende, los requisitos son ser mayor de 40 años, no tener un hijo sano de la misma pareja o ser VIH negativo.



- País Vasco: Las mujeres sin pareja masculina pueden acceder siempre que sean menores de 40 años. Se permiten hasta tres ciclos de fecundación in vitro y entre cuatro y seis de inseminación artificial.



- Madrid: Solo pueden acceder mujeres con diagnóstico de esterilidad. Tampoco se permite a personas con vasectomía o ligadura de trompas.



- Cataluña: Limitado a parejas heterosexuales con diagnóstico clínico de esterilidad. Esta misma condición se aplica en otras autonomías como es el caso de Asturias, la Comunidad Valenciana, Murcia o Castilla-La Mancha.

La ley de Reproducción Asistida de 2006 deja bien claro que las usuarias de estas técnicas son las mujeres mayores de 18 años “con independencia de su estado civil y orientación sexual”. Ello, explícitamente, incluye a las solteras y a las lesbianas. Además, la medicina reproductiva actual no se limita a combatir los problemas de esterilidad de las parejas que no pueden tener hijos (normalmente, se entiende que hay un trastorno cuando transcurrido un año de relaciones sexuales no hay embarazo). También se extiende a parcelas como la prevención de enfermedades a través de técnicas como la selección genética de embriones. O a la medicina reproductiva con finalidad sustitutiva, aquella que sirve de alternativa a la reproducción sexual, no necesariamente vinculada a problemas de esterilidad. Bajo este concepto encajan los tratamientos tanto de mujeres solteras como de lesbianas con pareja.



En ambos casos, la ley no deja dudas de que son susceptibles de recibir tratamientos de reproducción asistida. E incluso que no cabe discriminación por orientación sexual o estado civil. De hecho, no existe ningún problema en acceder a técnicas de inseminación artificial o fecundación in vitro en centros de reproducción asistida privados.



Entonces, ¿cuál es el problema? No es lo mismo que sea legal con que la prestación esté incluida en el catálogo de servicios mínimos que ofrece la red sanitaria pública. El real decreto 1030/2006 define la lista de servicios que ofrece la Cartera de Servicios del Sistema Nacional de Salud. En lo que hace referencia a la reproducción humana asistida, la cobertura se limita a los casos en los que exista “un diagnóstico de esterilidad o una indicación clínica establecida, de acuerdo con los programas de cada servicio de salud (...)”.



La ley es igual para todos, pero se interpreta de forma diferente

A esta redacción, un tanto abierta y ambigua, se han acogido los distintos sistemas de salud autonómicos que o han cerrado las puertas a las mujeres solteras o a las lesbianas, o nunca las tuvieron abiertas. Pero también para negar a otros potenciales pacientes como a mujeres que se hayan sometido previamente a una intervención de ligadura de trompas y deseen ser madres.



El debate sobre si la red pública debe hacer distinción entre las parejas heterosexuales u homosexuales o si debe dejar al margen a las solteras no es nuevo. Hace algo más de un año una pareja de mujeres asturianas denunció el veto de su comunidad autónoma a permitirles acceder a este servicio en un hospital público y puso el foco sobre esta cuestión. Pero desde entonces, la cuestión no ha perdido vigencia. Una muestra de ello es lo sucedido recientemente en la Comunidad Valenciana.



Las unidades de reproducción asistida de los principales hospitales públicos, salvo alguna excepción, trataban con normalidad tanto a solteras como a lesbianas, según apuntan distintas fuentes sanitarias. Y así ha sido a lo largo de los últimos años, hasta que la Generalitat ha dado un golpe de timón y se ha alineado con las autonomías que siguen la interpretación más limitada de la cartera de servicios.



Lo ha hecho a través de un documento distribuido entre las unidades de reproducción asistida y los servicios de ginecología de la red pública titulado Criterios para la prestación de técnicas de reproducción humana asistida en centros hospitalarios públicos que ha comenzado a aplicarse a la vuelta del verano.



Este texto solo reconoce como población subsidiaria de los tratamientos de fecundación a aquella “afectada por un trastorno clínico documentado de la capacidad reproductiva”. Además, añade: “los solicitantes deben acreditar su situación de pareja de convivencia, de hecho, o matrimonial”. También recuerda que se encuentran excluidas de financiación las prestaciones de reproducción asistida que se realicen “cuando la esterilidad de algún miembro de la pareja se haya producido voluntariamente”, lo que deja fuera a las parejas en las que la mujer se haya sometido a una ligadura de trompas o, en el caso de los hombres, a una vasectomía.





Valencia ha dado instrucciones para dejar de atender a estas mujeres

El documento remite al Real Decreto 1030/2006 para restringir de esta forma las técnicas de reproducción asistida e impedir el acceso de personas en las que “el motivo de la demanda sea una opción personal y no responda a motivos clínicos”. Y lanza una velada justificación económica al enmarcar este cambio de postura en “la evolución de la sociedad y de la sanidad pública”, motivos que han provocado la necesidad de “redefinir” los criterios de selección de pacientes valencianas.



Si algo aporta este documento es transparencia, al fijar unos criterios claros para acceder a los tratamientos de reproducción asistida. Tanto Luisa Notario, que hasta el mes de marzo fue responsable del grupo de familia de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), como Francisco Pérez Milán, presidente de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), coinciden en la inequidad que supone para las lesbianas o a las mujeres solteras que el hecho de que puedan someterse a tratamientos de fecundidad en centros públicos dependa de su lugar de residencia. Incluso entre los distintos sistemas de salud que corren con los gastos, existen diferencias. “Algunas regiones asumen el coste del semen que se adquiere de los bancos privados para el proceso de fecundación [puede alcanzar los 300 euros]; otras no, y es la paciente la que corre con ello”, indica el presidente de la SEF.



Este argumento, el de la indefinición normativa y la consecuente heterogeneidad en las prestaciones en reproducción asistida de los centros públicos es uno de los principales motivos planteados por el Ministerio de Sanidad para comenzar por esta parcela la revisión de la cartera de servicios del sistema de salud (junto a la reproducción asistida están en el punto de mira los cribados, la rehabilitación y los implantes oftalmológicos).



Pero conviene no olvidar que la revisión de prestaciones forma parte del paquete de medidas de ajuste emprendidas por el departamento que dirige Ana Mato para ahorrar. Hasta el punto de que el ministerio prevé ahorrar hasta 700 millones de euros cuando se complete el cribado de prestaciones de la cartera.



Los profesionales niegan que vetar a estos colectivos implique ahorros

Por ello, desde algunos sectores —tanto profesionales de la reproducción asistida como asociaciones vinculadas a colectivos homosexuales— existe el temor de que, con la excusa de la homogeneización y, sobre todo, el ahorro, este proceso acabe por traducirse en una equiparación a la baja de prestaciones y se excluya en toda España la financiación pública de las técnicas de fecundación a lesbianas y solteras.



Pérez Milán, que acudió a la reunión del grupo de expertos convocada el pasado 14 de septiembre por el ministerio para abordar la revisión de las prestaciones en reproducción artificial, quiere darle una oportunidad a Sanidad. Este ginecólogo, que dirige el servicio de reproducción asistida del hospital Gregorio Marañón de Madrid, sostiene que se pueden adoptar medidas de ahorro “sin que ello implique una contracción en la cartera”.



Un ejemplo de ello estaría, según profesionales del sector, en la selección y adquisición de medicamentos más baratos, por ejemplo, los relacionados con la estimulación ovárica. Por ello considera que la revisión de la cartera puede ser una oportunidad para arrojar luz a la situación actual.



Luisa Notario es bastante menos optimista. “Creo que con la excusa de la situación económica y la crisis se va a meter la tijera y nos van a sacar fuera”. La activista del movimiento LGTB está convencida de que detrás de los argumentos económicos, como plantean tanto las nuevas directrices de la Comunidad Valenciana como el Ministerio, existe un sustrato ideológico que trata de obstaculizar el acceso a la maternidad a modelos de familia alternativos al tradicional.



Ana Monzó, es coordinadora de la unidad de reproducción asistida del hospital La Fe de Valencia y vicepresidenta de la SEF. Más allá de estos cargos, “como profesional” sostiene que no debe restringirse el acceso a lesbianas o mujeres solteras a los centros públicos: “lo considero muy injusto”. “La esterilidad es un problema médico y emocional”, añade. Pero además advierte de que dejar de atender a mujeres solteras o lesbianas no supondría ningún ahorro para las arcas públicas. Por un lado, porque este tipo de intervenciones son muy poco numerosas respecto a las que se practican a parejas heterosexuales. Pero, además, si se impide el acceso a estas mujeres, su lugar en la lista de espera lo ocuparán otras pacientes, por lo que la única consecuencia será que se tratará al mismo número de casos, con la diferencia de que todos serán parejas heterosexuales.



Hay quien cree que los motivos económicos ocultan discriminación

Aquí es donde Luisa Notario considera que existe un factor de discriminación. La exrepresentante del grupo de familia de la FELGT insiste en la idea de que no habrá ningún ahorro. No solo por los motivos apuntados por Ana Monzó. Añade uno más. Al no presentar, en general, problemas de esterilidad funcional, las mujeres con pareja homoparental tienen mayores probabilidades de quedarse embarazadas mediante inseminación artificial, un proceso que en los centros privados cuesta a partir de unos 1.000 euros, frente a los 6.000 de un ciclo de fecundación in vitro. De cerrarse definitivamente los quirófanos de los centros públicos a este grupo de pacientes, el potente mercado de los centros privados concentraría toda de demanda, incluida la pequeña porción de mujeres solteras y lesbianas que aún se le escapa en contadas autonomías.



Una portavoz del Ministerio de Sanidad apunta que el criterio ideológico no tendrá ningún peso en la revisión de la cartera de servicios, que está sujeta a razones científicas. “Por eso se ha convocado a especialistas de sociedades científicas y de las distintas autonomías”, apunta.



¿Cuál es la opinión de los especialistas respecto a la atención en centros públicos a solteras o lesbianas para que puedan acceder a sus deseos de maternidad? Su presidente señala que la SEF “no tiene una postura definida”. Este “no es un debate sanitario o de salud reproductiva, sino social”. Y añade: “Son los sistemas sanitarios los que deben definir si están dispuestos a financiar este tipo de tratamientos. No creo que sea una cuestión sanitaria, sino que entra dentro del posibilismo económico”.



“Es una discriminación ideológica”

ampliar foto

Elena (izquierda) y Raquel en el comercio que regentan. / JORDI VICENT



El caso del matrimonio de Raquel, de 36 años, y Elena, de 33, es tan ridículo que podría resultar cómico si no estuviera en juego el deseo de ser madre y la lucha por conseguirlo en al ámbito de la sanidad pública. Raquel tiene esterilidad de origen no especificado. Así figura en un documento elaborado por el ginecólogo que la atendió cuando la pareja acudió a su consulta, en un centro público de salud sexual y reproductiva de Valencia, para trasladarle que eran una pareja homoparental y que querían que Raquel fuera la madre biológica de su hijo.



La primera visita fue en marzo de este año. Entonces, el especialista le encargó a Raquel distintas pruebas (citología, análisis de sangre y una histerosalpingografía para ver el estado del útero y los ovarios) y la remitió a la unidad de reproducción asistida del Hospital Clínico. Todos los resultados confirmaron la esterilidad. Sin embargo, en julio, el hospital les denegó la solicitud. Entre marzo y ese mismo mes de julio, la Generalitat había cambiado las reglas de juego y había vetado el acceso a lesbianas y solteras a sus centros de reproducción asistida.



Raquel y Elena acudieron al servicio de información al paciente de la Consejería para presentar una queja. Allí les comunicaron que, de acuerdo con un real decreto del año 2006 y los nuevos criterios de la Generalitat, solo se tratarían casos con “diagnóstico de esterilidad o indicación clínica”.



Raquel, según su ginecólogo, es estéril. “No puede ser otra cosa que una discriminación por razón de orientación sexual”. “Si el médico nos extiende un informe con un diagnóstico de esterilidad, ¿cómo pueden tumbarnos la solicitud precisamente por no ser estéril?”, señala Raquel. El caso está pendiente de recurso.


lunes, 25 de junio de 2012

Diversidad Familiar (Ofelia Vila)

Publicado en Levante-EMV el sábado 23/06/2012
http://www.levante-emv.com/opinion/2012/06/23/diversidad-familiar/915249.html

Cada vez que oigo al arzobispo Reig Pla verter sus opiniones acerca de los matrimonios entre personas homosexuales, me invade una fuerte sensación de indignación y tristeza. ¿Cómo un representante de jerarquía eclesiástica puede tener un conocimiento tan imperfecto de la realidad? La respuesta es obvia: no se relaciona con ella y eso le coloca en un estadio divino que nada tiene que ver con lo humano.


Algo parecido le pasa al Partido Popular, que sigue empeñado en no retirar el recurso que tiene interpuesto ante el Tribunal Constitucional en contra de los matrimonios entre personas del mismo sexo. Pero, ¿por qué le molesta? Es curioso que no permita su felicidad y en cambio, no se preocupe en absoluto de las miles de familias que tienen a todos sus miembros en paro, que van hacia la miseria por culpa de los ajustes que recortan derechos.

Por esa postura intransigente, este arzobispo y determinados dirigentes políticos no conocerán nunca la gratificante felicidad que emana de dos de mis amigas, que celebraron su matrimonio cuando se produjo la visita del papa a Valencia. No contaron con su bendición, pero, en un acto solemne, sí contaron con el apoyo, el cariño y la complicidad de las personas que tuvimos el honor de asistir al enlace. Ahora tienen una preciosa hija que las colma de alegría. Y no observo ninguna diferencia entre esta familia y las familias que la tradición bendice: las formadas por personas heterosexuales. Bueno sí, hay diferencias porque ellas han tenido que luchar contra la intransigencia, la incomprensión y el rechazo de la Iglesia y la derecha más conservadora.

Las dificultades que han pasado han desarrollado, más si cabe, su sentido de la solidaridad y el afán de defender su hogar y su familia con tesón. Y en este empeño, el amor que las llevó a unirse todavía se ha fortalecido más. Su hija es una niña preciosa, pizpireta y revoltosa que no tiene ningún tipo de trauma con los que amenazan la derecha más reaccionaria y algunos representantes de la jerarquía eclesiástica. Muy al contrario, crecerá con la riqueza de los valores que la diversidad familiar otorga a la sociedad.

En estos tiempos convulsos, no podemos renunciar a ese derecho básico que todo ser humano tiene: conseguir su felicidad, basada en la libre opción de elegir a la persona con la que compartir tu vida. Mucho nos ha costado conseguir que sean reconocidas legalmente las uniones diferentes a las que la tradición, las costumbres y la ordenanza religiosa nos habían impuesto, para que ahora las soflamas viscerales que se lanzan desde los púlpitos o desde algunos foros políticos nos restrinjan las libertades.

Por eso es tan importante participar en la manifestación del Orgullo LGTB, que hoy saldrá del Parterre en Valencia a las 19 horas. La defensa de los derechos laborales y sociales de este colectivo es inaplazable.

sábado, 31 de marzo de 2012

Adios a Adrienne Rich

Siempre estarás entre nosotras.



Durante su carrera exploró temas como los derechos de las mujeres, el racismo, la sexualidad, la justicia económica y el amor entre las mujeres.

Rich. La poeta estadounidense Adrienne Rich, cuyos versos con contenido social influyeron en una generación de feministas, activistas por los derechos de
los homosexuales y pacifistas, ha muerto. Tenía 82 años.

Rich murió el martes en su casa en Santa Cruz por complicaciones de artritis reumatoide, dijo su hijo, Pablo Conrad. Había vivido en Santa Cruz desde la década de 1980.

En su literatura, Rich exploró temas como los derechos de las mujeres, el racismo, la sexualidad, la justicia económica y el amor entre las mujeres.

Rich publicó más de una decena de títulos de poesía y cinco colecciones de textos de no ficción. Ganó el Premio Nacional del Libro de Estados Unidos por su colección de poemas "Diving into the Wreck" en 1974. En 2004 obtuvo el premio Nacional del Círculo de Críticos Literarios en la categoría de poesía por su colección "The School Among the Ruins".

Logró notoriedad a nivel nacional con su tercer título de poemas: "Snapshots of a Daughter-in-Law" en 1963. Al citar el poema que daba título al libro, el profesor de la Universidad de Maryland Rudd Fleming escribió en el Washington Post que "demuestra poéticamente lo difícil que es ser una mujer: una integrante del segundo sexo".

Rich y su esposo tuvieron tres hijos antes de que ella lo dejara en 1970, cuando el movimiento feminista brotó a nivel nacional. Retomó sus experiencias como madre para escribir "Of Woman Born", su reveladora crítica feminista al embarazo, el alumbramiento y la maternidad, publicada en 1976.

Ese mismo año se mudó con quien fue su pareja el resto de su vida, la escritora y editora Michelle Cliff.

Rich creía que el arte y la política no debían estar separados y se consideraba socialista.

"Para mí, el socialismo representa el valor moral, la dignidad y los derechos humanos de todos los ciudadanos" dijo al diario San Francisco Chronicle en 2005. "Es decir, los recursos de una sociedad deberían ser compartidos y la riqueza distribuida tanto como sea posible".

Rich fue profesora en muchos colegios y universidades, incluyendo Brandeis, Rutgers, Cornell, San Jose State y Stanford.

Ganó la beca MacArthur "genius", dos becas Guggenheim y muchos reconocimientos literarios, incluso el Premio Bollingen, la medalla a las artes creativas Brandeis, el premio de poesía Ruth Lilly y el premio Wallace Stevens.

Cuando el entonces presidente Bill Clinton le otorgó la Medalla Nacional de las Artes en 1997, Rich se negó a aceptarla por las "políticas cínicas" de esa administración.

En 2003, Rich y otros poetas se negaron a asistir a un simposio de poesía en la Casa Blanca para protestar por la invasión a Irak.

lunes, 27 de febrero de 2012

Yago School: no discrimines a los hijos de familias homoparentales

El colegio promueve en su web el respeto y la igualdad pero ha rechazado admitir a un niño de tres años que tiene dos padres

Creíamos que en el año 2012 nuestro hijo no tendría que sufrir la discriminación, la homofobia y el escarnio que durante años tuvimos que sufrir sus padres. Pero nos equivocamos. Sólo uniendo nuestras voces podremos conseguir que se acabe de una vez por todas con la discriminación contra las familias homoparentales. La sociedad no avanza sola, tenemos que empujarla entre todos.

Cuando nos tocó buscar colegio para nuestro hijo de 3 años, en Sevilla, uno de los que más nos gustó fue el Yago School. Un colegio bilingüe, privado, laico y mixto, que destaca en su página web valores con los que nos identificamos y nos gustaría inculcar a nuestro hijo: “el respeto a los Derechos Humanos y el diálogo”, “animar a los alumnos a cooperar con los otros, ser sensibles a las necesidades de los demás y respetar otras culturas, religiones y modos de vida”.
Así que les escribimos, dejando claro desde el principio que nuestro hijo tiene dos papás. En ese momento los valores de su web se transformaron en excusas para no admitirlo.

Nos contestaron al correo diciendo que no había plazas. Pero llamamos sin decir quienes éramos y de repente sí las había, incluso nos dieron una cita para visitar el colegio. Cuando nos identificamos, se les cambió la cara. Nos dijeron que había sido un error administrativo y que por supuesto no les importaba que fuésemos una familia homoparental. Sin embargo a los dos días nos llamaron para decirnos de nuevo que no había plazas porque el director había decidido adjudicárselas “a sus contactos y compromisos”.

El Yago School pregona la igualdad y la tolerancia. Su reglamento, disponible en su web, reconoce el derecho de sus alumnos “a la igualdad de oportunidades y a la no discriminación por razones de raza, religión, sexo, características físicas, extracción social o cualesquiera otras”. Pero en nuestro caso esto no ha sido cierto.

Es obvio que no vamos a enviar a nuestro hijo a esa escuela, pero nos parece inaceptable que un colegio utilice la igualdad y tolerancia como herramienta de marketing pero discrimine después a un niño que tiene un padre o dos, o una madre o dos.

Ayúdanos y pídele al Yago School a que se comprometa públicamente a terminar con esta discriminación, y a la Consejería de Educación que tome las medidas pertinentes en el asunto

http://actuable.es/peticiones/yago-school-discrimines-los-ninos-familias-gays

lunes, 31 de octubre de 2011

Un vídeo sobre familias homoparentales Argentinas

Aquí pego el enlace de un vídeo realizado en Argentina visibilizando y normalizando la situación de las Familias Homparentales.

Os recomiendo que lo veáis, sólo son dos minutos http://www.youtube.com/watch?v=5NRo8IEKrsI&feature=player_detailpage

martes, 18 de octubre de 2011

EN DEFENSA DE NUESTRAS FAMILIAS

17.10.2011 PUBLICO

Antonio Poveda Martínez
Presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales*
* También firman este artículo Miguel Ángel Sánchez Rodríguez, de la Fundación Triángulo; Isabel Gómez González, de la Asociación de gais y lesbianas con hij@s; Elisabet Vendrell i Aubach, presidenta de la Associació de Famílies Lesbianes i Gais y de FLG; y Esther Nolla, de la Asociación de Madres y Padres de Gays, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales.

En estos días se cumplen seis años de la interposición del recurso de inconstitucionalidad por parte del Partido Popular para invalidar la reforma del Código Civil que reconocía el derecho al matrimonio para las parejas del mismo sexo. Este cambio legal constituyó un histórico avance en la equiparación legal de un colectivo, el que componemos gais, lesbianas, transexuales y bisexuales, que ha sido olvidado y discriminado a lo largo del tiempo, ampliando la protección legal a nuestra realidad familiar, tanto a las parejas como a sus hijos e hijas. Supone, además, tras décadas de invisibilidad y marginación, un reconocimiento de nuestra dignidad en una sociedad avanzada, plural y diversa. Este hecho debe producir satisfacción, no sólo en la comunidad afectada, sino también en el conjunto de la ciudadanía en la medida en que es una ampliación de derechos y libertades.El recurso del PP es una auténtica espada de Damocles que pesa desde 2005 sobre las más de 25.000 parejas casadas desde entonces y sus familias. Sí, familias que están compuestas por dos mujeres, dos hombres, por sus hijos e hijas, con sus respectivas familias extensas que incluyen a abuelos y abuelas, tías y tíos… hablamos de varios centenares de miles de personas en España que nos hemos acostumbrado a vivir en la incertidumbre y la inseguridad y ese no es el mejor contexto para desarrollar nuestros proyectos de vida y, lo más importante, los de nuestros niños y niñas.Incertidumbre porque, aunque tenemos la convicción del acto de justicia que supuso la reforma del Código Civil, efectivamente, ha de ser el Tribunal Constitucional el que sancione su plena compatibilidad con la Carta Magna porque así lo ha querido el Partido Popular, que con su recurso persigue anular la extensión de derechos y libertades conseguidos en aquella reforma, que no perjudica a nadie y sí implica dignidad y felicidad para muchas familias.Además, la inseguridad por las consecuencias que podría tener una sentencia negativa del Constitucional o una “contrarreforma” impulsada por una hipotética mayoría parlamentaria del Partido Popular para esas decenas de miles de familias que en estos años han podido “salir del armario” ganando protección y dignidad. En estos últimos días, distintos medios españoles y extranjeros, entre ellos el diario Público, se han hecho eco tanto del aumento de los trámites de matrimonio entre personas del mismo sexo que se están produciendo en España en los últimos meses como del aumento de más de un 40% en las demandas de información a las organizaciones lgtb españolas.¿Habría algo más cruel que negar estas indudables mejoras a padres, madres, hijos e hijas? El tiempo transcurrido ha desmentido algunos de los argumentos más manidos en su momento, ¿acaso se han cumplido las apocalípticas premoniciones de los sectores más conservadores que anunciaban el fin de “la familia”? Cada pareja, cada proyecto de convivencia ha podido elegir, libremente, gracias a la reforma del Código Civil, cómo organizar su relación afectiva sin perjudicar en ningún momento unas opciones a otras. El único perjuicio que existía (y puede reeditarse) es aquel que se deriva de un modelo excluyente que niega la pluralidad que ahora mismo la legalidad sí ampara. La igualdad de un colectivo ha de ser completa o, por el contrario, no lo es. Por esta razón es vital respetar la libertad de gais, lesbianas, bisexuales y transexuales para elegir, en caso de querer afianzar su unión desde el punto de vista legal, entre un enlace en matrimonio o por una unión de pareja de hecho; sólo así la convivencia de estas personas se producirá en igualdad de condiciones con el resto de la ciudadanía. Hasta que el Tribunal Constitucional no se pronuncie, se mantiene esta duda jurídica y esto nos crea un gran desasosiego.No es aceptable que el PP trate de confundir a la sociedad con la cortina de humo del “nombre” que sistemáticamente lanza su líder, Mariano Rajoy. Si trata de disimular su recurso diciendo que es favorable a reconocer derechos pero que discrepa en que a eso se le llame “matrimonio”, ha de saber que no caemos en su trampa: nuestras familias son tan dignas como las que forman parejas heterosexuales y, por tanto, ¿por qué habrían de tener una denominación diferente y un reconocimiento legal distinto de estas? Lo que es igual ha de llamarse de la misma manera. Cualquier otra fórmula nos remite a sistemas de segregación racial de infausto recuerdo que se empeñaban en autojustificarse negando su raíz discriminatoria cuando afirmaban que personas blancas y negras tenían los mismos derechos siempre que estos se ejercieran dentro de sus respectivas comunidades. Emulando la lucha por los derechos civiles de aquellos años, estamos dispuestas y dispuestos a convertirnos todos en Rosa Parks para denunciar la ignominia a la que algunos aún quieren condenarnos.Merecemos la dignidad y la libertad de cualquier otra persona. Existíamos, existimos y existiremos de hecho, con recurso o sin recurso, con sentencia del Constitucional positiva o negativa. El debate real es si una sociedad democrática y avanzada, como la española, está dispuesta a soportar un escenario en el que se condene, otra vez, a la clandestinidad a miles de familias vetando su derecho más elemental al amor y la felicidad.